¿Qué son los organometálicos?

08/08/2023

Los organometálicos son una rama de la química que estudia los compuestos químicos que contienen enlaces directos de metal a carbono (House & House, 2016). Estos compuestos se conocen como compuestos organometálicos. En los compuestos organometálicos, uno o más átomos de carbono están directamente unidos a un átomo de metal (Gardner, Seechurn y Colacot, 2020). Estos metales suelen pertenecer al grupo de los metales de transición, como el hierro, el níquel, el cobre, el zinc, el paladio y el platino. Los ejemplos de compuestos organometálicos incluyen reactivos de Grignard y reactivos de Gilman (Ashenhurst, 2022).

La química organometálica es crítica en varios procesos industriales debido a las propiedades y reactividad únicas de los compuestos organometálicos.

La química organometálica juega un papel crucial en los procesos industriales y la investigación académica, y tiene numerosas aplicaciones en áreas como la catálisis, la síntesis orgánica, la ciencia de los materiales y la química bioinorgánica. Algunos puntos clave sobre los compuestos organometálicos son:

  1. Ligandos: Los átomos de carbono de los compuestos organometálicos suelen formar parte de grupos orgánicos conocidos como ligandos. Estos ligandos pueden ser moléculas simples como alquilos, arilos, alcóxidos o estructuras más complejas como ciclopentadienilo o porfirinas.
  2. Número de coordinación: Los compuestos organometálicos pueden tener varios números de coordinación, que representan el número de ligandos unidos al centro metálico.
  3. Reacciones de intercambio de ligandos: Los compuestos organometálicos pueden sufrir reacciones de intercambio de ligandos, donde otro reemplaza a un ligando (Abbott, Dougan y Xue, 2011).
  4. Reacciones redox: Los compuestos organometálicos participan en reacciones redox, donde el centro metálico cambia su estado de oxidación, afectando la reactividad del compuesto.
  5. Catálisis homogénea: Muchos compuestos organometálicos actúan como catalizadores en reacciones orgánicas, facilitando la transformación de una molécula orgánica en otra con la ayuda de complejos de metales de transición.
  6. Complejos de metales de transición: Los compuestos organometálicos a menudo involucran metales de transición con orbitales d parcialmente llenos, lo que les permite formar múltiples interacciones de enlace con ligandos.

El estudio de los organometálicos ha contribuido significativamente a los avances en la química moderna y ha llevado al desarrollo de métodos nuevos y eficientes en la síntesis química y los procesos industriales.

¿Qué papel industrial juega?

La química organometálica es crítica en varios procesos industriales debido a las propiedades y reactividad únicas de los compuestos organometálicos. Por ejemplo, los complejos organometálicos pueden tener varios números de coordinación, que representan el número de ligandos unidos al centro metálico. Esta diversidad permite el diseño de complejos con diferentes propiedades estéricas y electrónicas (Gardner, Seechurn, & Colacot, 2020). Estas son algunas aplicaciones específicas de los organometálicos en la industria:

Catálisis: Los compuestos organometálicos se utilizan ampliamente como catalizadores en procesos industriales. Por lo general, se aplican a la catálisis homogénea, donde el disparador está en la misma fase que los reactivos. Los complejos de metales de transición actúan como catalizadores para promover reacciones químicas, lo que conduce a velocidades de reacción más altas, mayor selectividad y condiciones de reacción más suaves. Los procesos catalíticos basados ​​en organometálicos producen productos farmacéuticos, químicos finos, petroquímicos y polímeros (Gardner, Seechurn y Colacot, 2020).

Hidroformilación: Los complejos organometálicos, en particular el cobalto y el rodio, son catalizadores esenciales en la hidroformilación de olefinas (proceso oxo). Esta reacción convierte los alquenos en aldehídos, intermediarios cruciales en la producción de diversos productos químicos, como alcohol, ácidos y plásticos.

Metátesis: La metátesis de olefinas es una poderosa reacción que reorganiza los dobles enlaces carbono-carbono en los compuestos olefínicos. En este proceso se emplean catalizadores organometálicos basados ​​en metales como el rutenio, el molibdeno y el tungsteno, que tienen aplicaciones en la producción de productos químicos especiales, productos farmacéuticos y materiales funcionalizados (Gardner, Seechurn y Colacot, 2020).

polimerización: Los catalizadores organometálicos juegan un papel crucial en varios procesos de polimerización. Los catalizadores Ziegler-Natta, que consisten en compuestos organometálicos a base de titanio o circonio, producen polietileno y polipropileno. Estos catalizadores permiten controlar la microestructura del polímero, lo que da como resultado materiales con propiedades específicas.

Farmacéuticos: Los compuestos organometálicos se aplican a la investigación y el desarrollo farmacéutico. La química médica involucra complejos organometálicos para mejorar la administración de fármacos, mejorar las propiedades terapéuticas y dirigirse a vías biológicas específicas.

Síntesis orgánica: Las reacciones organometálicas sintetizan moléculas orgánicas complejas. Los procesos como las reacciones de acoplamiento cruzado (por ejemplo, las reacciones de Suzuki, Heck y Sonogashira) utilizan compuestos organometálicos para formar enlaces carbono-carbono y carbono-heteroátomo, construyendo estructuras moleculares complejas.

Aplicaciones Ambientales: Los organometálicos están involucrados en la remediación ambiental, como el tratamiento de aguas residuales, la purificación del aire y el control de la contaminación. Los organometálicos eliminan los contaminantes nocivos de los efluentes industriales y los gases de escape. Los compuestos organometálicos ejercen efectos ambientales tóxicos significativamente bajos (Jenkins, Craig, Francesconi y Harrington, 2006).

Estructuras metal-orgánicas (MOF): Los MOF son materiales porosos hechos de iones metálicos conectados por ligandos orgánicos. Estos materiales tienen aplicaciones en almacenamiento de gas, separación de gas y catálisis. La química organometálica es fundamental para diseñar y sintetizar MOF con propiedades personalizadas para aplicaciones específicas (Gardner, Seechurn y Colacot, 2020).

En general, la versatilidad y la reactividad de los compuestos organometálicos los hacen indispensables en numerosos procesos industriales, lo que contribuye al avance de la tecnología, los materiales y los productos farmacéuticos modernos. La investigación continua en este campo probablemente conducirá al descubrimiento de nuevos catalizadores y procesos con una eficiencia y sostenibilidad aún mayores.

Chemwatch está aquí para ayudar.

Muchos productos químicos no son seguros para ser inhalados, consumidos o aplicados a la piel. Para evitar el consumo accidental, el mal manejo y la identificación errónea, los productos químicos deben etiquetarse, rastrearse y almacenarse con precisión. Para obtener ayuda con esto y el manejo de materiales químicos y peligrosos, SDS, etiquetas, evaluación de riesgos y mapeo de calor, ponerte en contacto con nosotros ¡hoy!

Fuentes:

  • Abad, JKC, Dougan, BA y Xue, Z., (2011). Síntesis de compuestos organometálicos, Química sintética inorgánica moderna.Elsevier.
  • Ashenhurst, J. (2022). ¿Qué es un organometálico? Máster Química Orgánica. https://www.masterorganicchemistry.com/2015/10/28/whats-an-organometallic/
  • Gardner, BM, Seechurn, CJ y Colacot, TJ, (2020). Hitos Industriales en Química Organometálica, Química organometálica en la industria: un enfoque práctico,(1st, editor). Wiley-VCH.
  • House, JE y House, KA, (2016). compuestos organometálicos, Química inorgánica descriptiva, (3ra ed.). Prensa Académica.  
  • Jenkins, RO, Craig, PJ, Francesconi, KA y Harrington, CF (2006). Aspectos ambientales y biológicos de los compuestos organometálicos, Química organometálica integral III: de los fundamentos a las aplicaciones, 12, 603-661. https://doi.org/10.1016/B0-08-045047-4/00178-3 

Formulario de contacto